domingo, marzo 23, 2008

Ahora sí

Hace casi siete meses que no escribo en este blog. No sé si le importa a mucha gente, o si alguien lo echado de menos. Pero para mi lo importante es que ahora si he vuelto y no de la forma en que lo hice en el pasado; regresos fraudulentos por efímeros. Vuelvo hoy pero de hecho había vuelto ya un poco en la nueva web de Gigantes. Aquí se podrán leer las entradas en la web y otras cosas.

Dejo aquí la primera entrada en Gigantes como reapertura de Scoop, porque es un texto que tuvo buena acogida y que me gusta. Esta es la segunda.


Hoop Dreams

Uno de mis primeros recuerdos sobre baloncesto es una portada de GIGANTES con Michael Jordan en la portada. Era un niño -7, 8 años- pero la imagen la tengo clara en la memoria. No creo que haya pasado un día en mi vida, desde que tomé conciencia de su existencia, que no haya pensado en este deporte.
Crecí con una canasta en el patio de mis casa, empecé a jugar con el 7 por culpa de Solozábal, quemé las cinta de VHS de Come fly with me, fui de los Lakers porque ganaban y porque Earvin Johnson era mágico. Me corté el pelo como Chris Mullin e incluso practiqué con la izquierda. Ahorré y me compré las Reebok the Pump, lloré por no poder comprarme unas Air Jordan y lloré todavía más cuando me quedé sin poder ver al Dream Team en mi ciudad. Imité el crossover de Tim Hardaway, me conquistó la actitud de Galilea y el corazón de Isiah. Lloré por Drazen.
Me enamoré muy joven y el desengaño nunca llegó. La portada de Jordan es uno de los infinitos recuerdos de juventud: la liga de Petrovic ganada por el Barça, la visita de los Celtics a Madrid y de los Knicks a Barcelona, el mate de Starks a los Bulls en los playoffs del 93, los Fab Five perdiendo su primera final NCAA el mismo año, el primer título de Jordan el 91.
Creo en Jordan, idolatro a Steve Nash, defiendo a Steph. Soy seguidor de los Tar Heels y de los Knicks. Soy un apasionado de los Estados Unidos y del baloncesto americano. Me defiendo ante la moda actual que desprecia las dos cosas –el país y su baloncesto- y no entiendo otra moda paralela que pretende hacernos escoger entre el baloncesto europeo y el yanqui. Es baloncesto y me gusta en toda su amplitud. Disfruto con la realidad de Ricky Rubio y con la promesa de Serge Ibaka. Espero impaciente que Lance Stephenson sea un más digno sucesor de Steph que Sebastian Telfair, me entretengo comparando a Brandon Jennings con Josep Franch.
Me gusta ver baloncesto, leer y escribir sobre él. Los partidos que vemos, las historias que leemos, los referentes que tenemos son nuestra identidad. Yo existo gracias a Jordi Basté, aprendo con Pere Ferreres, intento seguir los pasos de Scoop Jackson, envidio a Lang Whitaker. Me divertí -y aprendí- con Montes y Daimiel, Xavi Ballesteros me ha ayudado a trazar el camino. Admiro a Jorge Sierra y Raúl Barrigón, echo de menos a Quique Peinado. SLAM es mi bibliografía más preciada y la victoria de UNC en Duke después de dos prórrogas en el 95 es mi video preferido.
He visto en directo el último All Star de MJ y el primero de LeBron; también el único de Gasol. Me he sentido como en casa en el Madison Square Garden, me he quedado con la boca abierta en el Rucker Park. Me he emocionado en el Dean Dome en North Carolina, he celebrado una derrota de Duke en el Cameron Indoor Stadium. Pero también he alucinado con Papaloukas en Praga, con Nowitzki en Belgrado, con Navarro en el Palau. Es baloncesto, y no me importa cuándo, cómo y dónde aparece en mi vida. Lo hace cada día, hasta en sueños.

domingo, agosto 26, 2007

Me aburro!

Hoy Estados Unidos juega contra Brasil en el Torneo de las Américas de Las Vegas -la ciudad donde todo es posible- probablemente el partido más competido de la primera fase para ellos. Hasta ahora han ganado fácil, y Melo, igual que en el mundial de Japón, ha sido hasta ahora el mejor, como nos cuenta Chris Mannix. En el artículo, Kiki Vandeweghe, GM de los Nuggets, dice:

"Don't forget, for Carmelo and LeBron, this is their [third] year playing international basketball. They are going to get better."

Creo que tiene toda la razón -y podría añadir a DWade, lesionado-. No hay que olvidar que una de las principales razones del oro de España en Japón fue precisamente esta; Navarro, Gasol, Felipe, Berni, Cabezas, han jugador juntos desde hace diez años! Han crecido juntos internacionalmente, y ahora todo es mucho más fácil. Por eso en los juegos de China, en su cuarto año seguido con un equipo similar, con esas tres estrellas, los Estados Unidos serán favoritos. Con esas tres estrellas y con Kobe, claro.

KB24 está en forma y motivado, jugando para ganar y sin distracciones, una situación muy distinta a la que ha vivido en los Lakers últimamente. Por eso, y por la superioridad de los USA, pueden pasar cosas como la que cuenta un árbitro argentino:

"lo más insólito es lo que me pasó con Kobe Bryant antes de comenzar el tercer cuarto. El tipo me vino a buscar directamente y en un perfecto español me pidió que dejara a su defensor jugar más fuerte. Me dijo que necesitaba más rigor del rival porque si no, se aburría. Yo le contestaba en inglés y el me seguía hablando en un excelente español. Te juro que todavía no puedo creer lo que pasó".

Pero, al fin y al cabo, están es Las Vegas.

martes, agosto 21, 2007

Un diamante

Me gusta que haya expectación por el retorno de SCOOP. Sé que es una expectación de carácter casi familiar, de carácter amistoso, pero está bien.

Ignasi se pregunta quién es el africano de futuro brillante del que hablé. Ya no es ningún secreto, su nombre empieza a estar en todos los sitios. Empieza a asustar el impacto que está teniendo en los círculos de baloncesto, aunque probablemente lo que debería asustar más es su potencial, su futuro. Ayer vi un rato el entrenamiento de su equipo, l'Hospitalet. En una acción del ejercicio que estaban haciendo (cuatro x cuatro x cuatro) recibió un pase fuera de la zona -fuera quiere decir lejos-, dio un paso gigante, sin botar, se elevó y machacó con la mano derecha en las narices de uno de los pívots, McNaughton. Ojalá hubiera podido saber lo que pensaron en ese momento sus compañeros y sus entrenadores. Sólo sé lo que pensé yo: este chico es único, tendría que estar en el escaparate de Bagués en las Ramblas o, mejor dicho, en el de Tiffany en la quinta avenida, Manhattan, New York, lugar en el que la lógica dice que estará el junio del 2008 estrechando la mano de un hombre judío, bajito y con el pelo blanco.

Ah si, se me olvidaba, se llama Serge Ibaka y esto no es nada.

lunes, agosto 13, 2007

Tip Off

He vuelto. No me había ido a ninguna parte, pero he vuelto. A veces es necesario parar para seguir. A veces es necesario pedir un tiempo muerto para seguir haciendo las cosas bien, para seguir haciendo algo que tenga interés, para recuperar la ilusión y las ganas de escribir sobre algo en lo que, eso sí, no he dejado de pensar. Han pasado muchas cosas desde que escribí por última vez: el Madrid ganó una liga en el Palau, los Spurs ganaron un anillo, Rudy fue drafteado por los Blazers, Navarro se quiso ir -y al final se irá- de nuevo a la NBA, el Barça fichó, el Madrid fichó, el Pamesa fichó: todos ficharon, algunos mejor otros no tanto; España se dejó una medalla -y un poco los papeles- en el Europeo júnior, y la vida de un joven africano empezó a convertirse en una leyenda que no hará más que crecer los próximos meses. He vivido todo esto de muy cerca -hoy he vuelto de Madrid, de hecho- y, aunque me horroricen los tópicos como éste, ya tengo las pilas cargadas para volver a escribir. Así pues, SCOOP ha vuelto.

miércoles, junio 20, 2007

2-0

Pues no, el Barça no ganó el segundo partido. Aunque podría haber ganado -éste y el primero- es el Madrid el que está por delante 2-0. Y es ahora el Madrid, pues, el favorito el título. Aún así, creo -vuelvo a dar mi opinión; ya ha quedado demostrado que no vale para mucho- que el Barça volverá a Vistalegre.